Posts etiquetados ‘Whitesnake’


(Foto por metalcostarica.com )

Hace una semana tuvimos el placer de ver en suelo tico a dos de las mas grandes bandas de la historia del rock, por un lado Judas Priest como uno de los definidores del sonido e indumentaria Heavy Metal y por el otro a los monstruos del Hard Rock Whitesnake. Después de meses de mucha expectativa creada por los productores del evento con respecto a la escogencia de teloneros, venta de entradas y supuestas sorpresas internacionales, la tarima tuvo que ser movida para que el estadio quedara a un cuarto de capacidad, situación que alegró a muchos y enojó a otros… definitivamente la venta de entradas no fue la mejor; por lo menos el día antes del concierto todo pintaba a que iba ser un desastre de proporciones épicas.

Nada me complace mas que decir lo equivocada que estaba, RPMTV y Tropix II produjeron lo que sin discusión alguna fue el mejor concierto de rock de la historia en Costa Rica (punto), a pesar del susto de algunos de que no íbamos a poder ver nada, la producción muy responsablemente nos reubicó a todos para que quedaramos satisfechos y pudieramos ver el show como se debe.

Desde que iniciaron los teloneros nacionales se sentía un sonido claro y potente, una simple muestrita de la bestialidad de sonido que íbamos a disfrutar con las bandas principales. Jamás in my wildest dreams creí que iban a tener un sonido tan demoledor como el que hubo ese día… me atrevo a pensar que fue mejor que el de Metallica y todavía podían subirle mas el volumen.

Yo por lo menos que estaba en el VIP, salí sorda y con un pito en el oído de tan fantástico volumen que tenían los parlantes, y cabe decir que le doy todo el crédito del mundo a los productores por el compromiso tan grande que tuvieron con los fanáticos que a pesar de que no reventamos ese estadio apoyamos incondicionalmente ese magnífico evento.

De Whitesnake ¿qué puedo decir? era todo lo que esperaba de David Coverdale y su banda, es un tipo que tiene perfecto dominio escénico y sabe como encender al público a punta de su espectacular voz y sus movimientos característicos de los músicos hard rockeros… la serpiente blanca tuvo una presentación muy especial acompañada de clásicos infaltables como de nuevas canciones de excelente calidad. A David le doy un 10 y a su banda un 11, los músicos que se hace acompañar son totalmente maestros en su respectivo instrumento, el duelo de guitarras estuvo fenomenal y ni que decir del impresionante solo de batería de Brian Tichy, a todos nos dejó boquiabiertos.

Judas Priest sin duda cumplió todo y mas de lo que dijo Rob Halford en la conferencia de prensa el día anterior “van a presenciar el show de heavy metal mas impactante del mundo”. Esas palabras describen a la perfección la noche mágica que nos regaló Judas. A pesar de la edad Rob Halford se mantiene en forma y sorprende gratamente las condiciones de su voz, ese día probó con creces el por qué es una de los mas grandiosos vocalistas de todos los tiempos.

El sobrenombre de la banda “Metal Gods” adquirió vida en el concierto, no se trata de un simple apodo por tradición, se trataba de un título que se ganan cada noche que tocan en vivo, cada vez que dan un espectáculo que deja sin aliento a los asistentes y cada vez que demuestran que sus canciones son piezas maestras.

Luces, humo, pirotecnia y mucho heavy metal fue todo lo que nos dio Judas Priest, pero especialmente una cátedra de que no importan los años, ni la cantidad de gente en un estadio ni los cambios en la alineación Judas Priest es puro poder y unas leyendas vivientes… después del 27 de setiembre ahora pienso que hay bandas buenas en vivo… y Judas Priest.

 


Desde pequeña siempre me gustó la música ochentera, eso tal vez porque mis papas siempre escuchan radio dos y heredé ese gusto. Fue hace unos años que me encontraba viendo el programa ochentas y mas en VM latino (¿sobra decir que es de lo poco que vale la pena de ese canal?), si no me equivoco era uno de esos días donde se rajan a solo mandar videos de rock clásico; entre esos hubo uno que me llegó al alma como pocas canciones en esta vida. Se trataba de “Is This Love” del legendario álbum 1987 (que en ese momento no lo sabía), hay que confesar que de buenas a primeras no es tanto la canción sino el increíble atractivo que tiene David Coverdale en ese video que con la modelo hacen que la palabra sensualidad adquiera un significado mas elevado.

Como suele pasar cuando algo me llama la atención, no dejo que se me pase el gusto muy rápido y me dispuse a buscar en el siempre colaborativo youtube, tan solo con whitesnake en el buscador desplegó tantas canciones que me tomó un buen rato escuchar las mas “populares”. Still of the Night, será tal vez la canción que mas me llamó la atención y rápidamente se volvió en una de mis favoritas, siempre que podía llamaba a 107.5 real rock para que me pusieran esa canción, y así con el tiempo me fui enamorando de la banda de David Coverdale y de su voz única.

Al tiempo Coverdale me sorprendió con algo nuevo, Good to be Bad recién salidito del horno y con canciones tan atractivas como “Best Years” y “Call on me” decidí buscar mucho mas de la banda, así fui explorando sus primeros discos y fue una agradable sorpresa escuchar ese sonido blues y una voz que se me hacía muy conocida… carajo!!! si David Coverdale fue integrante de Deep Purple, fallo grande no haberme percatado antes y mas que entre mis favoritas de Deep estaba  “Burn” junto con “Woman from tokio” y “Pertect Strangers” .

Una vez mas actualizada con mi repertorio de Whitesnake se fue convirtiendo es una banda de culto para mi, en especial su líder David Coverdale que me inspira con sus grandes canciones y su elegante manera de ser.

Ahora, este glorioso año sacaron su “Forevermore” disco que desde la primera canción me dejó loca de emoción y no dudé para nada en comprármelo… pero la sorpresa estaba por venir. Se rumoraba que Judas Priest iba venir a Costa Rica en su Epitaph Tour pero no venían solos, el run run estaba con que se iba hacer acompañar o por Saxon, Queenryche o WHITESNAKE, no puedo negar que me encantan las otras dos bandas pero mi esperanza y fe siempre estuvo en que cumpliría mi sueño de ver a la serpiente blanca, algo que jamás ni en mis mas locos sueños creí que se me fuera a cumplir… y así fue.

Meses y meses de espera para que llegue el preciado concierto de los dioses del metal con la serpiente blanca y parece mentira que se va a acabar en tan solo pocos días.

Pocos días para ver a la banda que he prometido amar por siempre y para siempre pues que ha estado conmigo en los mejores años de mi vida, y todavía en esa noche yo sabré que lo que siento por su música es amor, aunque sean unos tipos malos por no tocar todas las canciones que me gustaría escuchar yo se que no van a romper mi corazón y van a dar un espectáculo que me va quemar por dentro.


Termino de escuchar el disco nuevo de Whitesnake y todavía no puedo creer lo que acabo de escuchar, esto fue una experiencia increíble, no más que eso, fue algo alucinante. Escuché un disco bello de música bella, bien hecha y con mucho sentimiento.

Desde las primeras canciones percibí una tormenta de riffs sabrosos y divertidos, canciones pegajosas, ritmos  para no quedarse quieto, hard rock directo, solos de guitarra melódicos, todos los elementos impecablemente mezclados de una obra de arte.

Steel Your Heart Away, All Out of Luck, las primeras canción, es el primer aviso de lo que se viene no es música floja, sino pura calidad y diversión. Luego viene Love Will Set You Free que fue escogida como sencillo para hacerle video, bonita elección pero no la mejor para mi gusto.

Hay algo caracterísico Whitesnake y esto es que  si David Coverdale sabe hacer algo bien es impregnarle a sus canciones altas dosis de sensualidad, ni porque hayan pasado mas de treinta años de carrera va dejar de componer  esas baladas que provocan cerrar los ojos olvidar al mundo y sentir cada nota fluir por el propio cuerpo. Muestra de esto es Easier Said Than Done, sólo hagan la prueba.

Hay momentos que las canciones se vuelven un poco repetitivas, especialmente en los coros pero esto no es necesariamente malo, por ejemplo en Tell Me How se repite la frase muchas veces pero la guitarra explosiva hace que no llegue a cansar.

En éste disco la banda no olvida sus raíces del blues sin caer en el, a lo que me refiero es que en ciertas canciones se siente como a pinceladas como por ejemplo con I Need You en su intro o más concretamente en Fare The Well. Una bonita sorpresa es la cuasi acústica de One of This Days muy bonita canción suavecita y sirve para apreciar con más detenimiento la guitarra líder en acción.

La canción que da nombre al disco Forevermore es una especie de Still of the Night pero algo diferente, con los primeros minutos muy acústicos y románticos para que luego venga una explosión de guitarra eléctrica con riffs medio épicos y luego regresar al romanticismo pero con mayor fuerza que al principio y termina bajando poco a poco la intensidad para terminar el disco de una manera exquisita.

Creo que la mayor virtud de este disco es que jamás llega a aburrir, cada canción aporta su magia y no se siente que nada salga sobrando. Ya sabemos que la voz de David no va sonar igual que hace 25 años, pero todavía mantiene una gran calidad a pesar de cargar con casi 60 años encima, me imagino que verlo en vivo debe seguir siendo alucinante.

En resumen, amé el disco y no tienen que estar de acuerdo conmigo, pero soy tan fanática de David Coverdale que no lo puedo evitar…